Mi carro

Cerrar

¡Afronta este invierno en plena forma!

30 Nov

¡Brrrr, qué frío! Y, como dicen en Francia: "¡tenemos la moral en los calcetines!" Una expresión que utilizan todo el año, no solo en invierno: “Oh la la, j’ai le moral dans les chaussettes!” Sabemos que cuando las temperaturas bajan, a menudo bajan también los ánimos.

Queremos ayudarte y ofrecerte soluciones claves para mantenerte en forma, alejarte de los estados de ánimo más bajos y preparar tu cuerpo para resistir el frío y los virus del invierno.

Pero, sobretodo, queremos que mantengas el espíritu bien alto hasta la primavera. Aprovecha los consejos de nuestros expertos para sobrevivir a las bajas temperaturas del invierno y sin escalofríos. ¡Ya verás que el invierno puede ser la mejor estación del año!

Aplica estos 6 hábitos alimenticios súper sencillos para estimular tu cuerpo y afrontar la temporada de frío con fuerza.

1- ¡Comer crudo!

En invierno, normalmente comemos muchos menos crudos, pensando que el calor de un plato guisado nos calentará. En realidad, es precisamente lo contrario: cuanto más se cocinan los alimentos, más se degradan sus cualidades nutricionales. Como resultado, el cuerpo está menos nutrido y no puede adaptarse bien a los cambios de temperatura, ¡así que tendremos más frío!

Nuestro consejo: ensalada de espinacas, zanahoria… y ajo, mucho ajo. Porque este condimento ayuda al sistema inmunológico gracias a sus virtudes antibacterianas, antiparasitarias y antivirales.

Si no lo digieres bien, el truco consiste en tragar un diente de ajo pequeño cada mañana cuando tomas té (verde por supuesto) o tu café (achicoria mejor pero esto es otro debate).

También recuerda no cocinar demasiado las sopas y añadir verduras crudas mezcladas.

2- Promover los oligoelementos y los superalimentos:

El magnesio, el zinc y el cobre son esenciales para el funcionamiento de nuestro cuerpo y para nuestro sistema inmunológico. Sin embargo, estos oligoelementos no son sintetizados por el cuerpo y, por lo tanto, deben ser suministrados por los alimentos.

El hierro, el zinc y el cobre, se encuentran en las legumbres y los cereales integrales. Y en las verduras verdes, los frutos secos, las legumbres y, cómo no, en el chocolate encontrarás el magnesio.

¿Qué son los ‘superalimentos’? Para unos, no son más que una moda y un producto de marketing; para otros, una mina de salud.

Básicamente son productos naturales (frutas, verduras, semillas o plantas), ricos en vitaminas y minerales y que, sin necesidad de ser cocinados o procesados, contienen propiedades antioxidantes y aportan mucha energía. Además ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares como el colesterol o la hipertensión. Ayudan a luchar contra la fatiga pero también promueven el tránsito intestinal y refuerzan el sistema inmunológico.

Como la palabra “superalimento” es un término marketiniano, queda bien que sean alimentos exóticos con nombres complicados que la mayoría del público no conoce como açaí, aronia, baobab, bayas goji, camu-camu...

Pero no nos vamos a engañar, podemos llamar superalimento a nuestras típicas lentejas de toda la vida, al ajo, al brócoli, a los frutos secos, al zumo de granada, a la hojas de kale, al cacao, al aloe vera y al superísimoalimento: ¡el plátano! ¡No hace falta ir a buscar tan lejos!


Nuestro consejo: por la mañana, puedes mezclar con un yogur unas cucharadas de uno de los superalimentos mencionados más arriba. Eso sí, ¡desaconsejamos el ajo o las lentejas en el yogur!

 

3- Hacer jugos verdes:

¿Sabías que puedes hacer jugos de apio, acelgas, espinacas, brócoli o pepino? Estos vegetales son remineralizantes y están llenos de clorofila, esta "sangre verde" cuya estructura se acerca a la de la sangre humana y tiene virtudes drenantes, desintoxicantes y energizantes.

No los hagas con una centrifugadora, una Thermomix o una batidora cualquiera. Es muy importante que la fruta o la verdura esté exprimida sin velocidad!

Si no lo tienes ya, ¡cómprate un extractor de zumo! Con este aparato no hay oxidación ni calentamiento, pues el prensado se realiza en frío, manteniendo así todas las propiedades nutritivas. 

Un zumo natural prensado en frío puede conservar todo su sabor y sus facultades nutricionales intactos hasta 72 horas después. Eso sí, guardarlo en la nevera.

Un consejo: encontrarás muchos extractores de zumo de segunda mano. Ya sabes la gente está llena de buenas disposiciones para el invierno pero después se les echa el tiempo encima y no tienen tiempo de nada. Y eso que no hay que pelar la fruta con un extractor, pero igualmente se desaniman rápido y lo ponen a la venta a mitad de precio ¡sin prácticamente haberlo usado!

¡Aprovecha que tú tendrás más voluntad!

Un consejo más: Añade una gota de aceite esencial de menta o de limón al zumo.

Entre los innumerables beneficios diarios que nos aportan los aceites esenciales no olvidemos que podemos utilizarlos en nuestra alimentación para añadir un pequeño toque de originalidad.

Siempre hay que diluirlos en un soporte graso o dulce porque no son miscibles en agua. Para un zumo elige por ejemplo como soporte: azúcar de coco, miel, jarabe de agave, jarabe de arce, etc.

¿Por qué siempre hay que asegurarse de que los aceites esenciales sean orgánicos especialmente para los cítricos? Porque el aceite esencial de los cítricos viene de la cáscara y es donde los pesticidas están altamente concentrados.

 

4- Apuesta por las semillas germinadas:

Alfalfa, mostaza, rábano, guisantes rojos, col roja, calabaza, girasol, sésamo, amapola o lino... Cuando estas plantas se consumen como semillas germinadas, proporcionan al cuerpo una inyección de energía gracias a sus minerales, aminoácidos y vitaminas. ¿Por qué? Porque al principio de su crecimiento, las plantas tienen propiedades nutricionales inigualables.

El truco nuestro: puedes hacer que tus plantas germinen de 3 a 5 días en un pequeño frasco con una gasa y una banda elástica. Y ponlos en tus sopas o ensaladas. ¡Simple y barato!

Con una germinadora es aún más fácil. ¡Otra vez el típico producto que encontrarás de segunda mano!

 

5- Hacer, de vez en cuando, un ayuno intermitente:

Hay una cosa primordial que debes entender: cuando ayunas tu cuerpo sistemáticamente entra en modo de limpieza. Además, ¡puede ahorrarte tiempo y dinero!

El ayuno es el botón de encendido del sistema de purga de tu cuerpo. Y la buena noticia es que este botón es gratis y accesible en todo momento (bueno, es una noticia bastante mala... para la industria farmacéutica, pero esa es otra historia).

Detrás de este botón se esconde un principio que tu cuerpo utiliza en cada momento: la homeostasis.

Cuando nuestro cuerpo ya no está constantemente en plena digestión, moviliza entonces su energía vital para activar las capacidades de autocuración necesarias para su limpieza.

¿Cómo se hace?

Alternamos los períodos de ayuno con la ingesta normal de alimentos durante un día de 24 horas.

Por ejemplo, es posible dividir tu día según una proporción de 16h - 8h: ayunar durante 16 horas y permitirte comer durante las 8 horas.

Concretamente:

Hoy acabas la cena a las 22h00, al día siguiente no comas antes de la 14h00.

Mientras ayunas debes beber suficiente agua y puedes beber tés o infusiones.

Los maravillosos jugos verdes que has preparado con tu extractor (¡porque te hemos convencido!) los dejas para la comida.

 

6- Consume alimentos de temporada (ecológicos y locales por supuesto!)

Al cultivarse con el clima que les resulta más propicio y porque siguen su ciclo natural, los alimentos frescos de temporada conservan todas sus propiedades nutricionales. Además se distinguen por su sabor y sus aromas.

Y nos preguntarás: ¿por qué ecológicos y locales? 

Porque además de ayudar a reducir las emisiones de CO2 y apoyar la sostenibilidad de la tierra, ¡favoreces la economía local! 

¡En Fenghi es nuestra filosofía!

Nuestro consejo: La mejor opción, si tienes poco tiempo, es pedir la cesta ecológica por internet.


Con estos pequeños trucos, estás poniendo todas las probabilidades de tu lado ¡para pasar un invierno en plena forma!


Despierta tus mejores recuerdos a través de los aromas

Cómo los aromas pueden estimular nuestro cerebro. La memoria olfativa es muy fiable a lo largo del tiempo y los aceites esenciales puede ayudar a estimularla.

Detox emocional para regalarte un feliz año nuevo

Bienvenid@ a este tiempo de renovación que supone el inicio de 2021. Me gustaría pensar...

¡Prevenir es muy fácil y lo más efectivo!

Descubre tres sencillos hábitos para pasar un invierno con buena salud

Productos relacionados