Mi carro

Cerrar

Los beneficios de los aceites esenciales en los niños

Aina Velasco

Escrito el 07 julio 2019

 

Los aceites esenciales son ingredientes muy potentes, ya que son la esencia de una parte de la planta sintetizada en un concentrado. Por ser tan potentes, muchas veces nos da miedo utilizarlos en niños, pero la verdad es que pueden ser muy útiles y eficaces a la hora de tratar ciertas dolencias habituales en los niños. Solo tenemos que saber como utilizarlos correctamente y seleccionándolos con mucho cuidado.


@leahpbradley1. Luchar contra el insomnio.

Para ayudar a los niños a conciliar el sueño una receta muy simple de realizar es mezclar aceite esencial de almendras dulces con aceite esencial de lavanda. Con un par de gotas basta, ya que la fragancia de este aceite es muy potente y tiene un gran componente calmante. La mejor forma de utilizar esta mezcla es masajeándola por todo el cuerpo después del baño o antes de irse a dormir.
También se pueden echar unas gotas en el agua de la bañera, aunque no hay nada como un buen masaje, y en los niños tiene muchos beneficios: ayuda a reducir el estrés, a mejorar la digestión, a mejorar el sistema respiratorio y el estado anímico. Además, diversos estudios también afirman que este tipo de masajes ayudan a reforzar el vínculo entre padres e hijos.

  1. Evitar virus

Tanto en niños como en adultos, los aceites esenciales también son muy útiles para reforzar el sistema inmunológico. Para aumentar las defensas y evitar posibles contagios en época de virus la mezcla del aceite esencial de eucalipto radiata (un par de gotas) con aceite vegetal de nuez de albaricoque es muy beneficiosa. Solo tiene que aplicarlo en un masaje suave hasta que se absorba en la espalda y en el tórax del niño tres veces al día.

  1. En la batalla contra los piojos

La mayoría de padres y madres están acostumbrados a tratar constantemente con los piojos, un problema habitual entre ciertas edades. Las farmacias están llenas de productos para tratarlos, pero también hay diversas alternativas naturales que pueden ayudar a eliminarlos de una vez por todas.

Una de ellas, el preparado de 150 ml de vinagre de manzana y 8 gotas de aceite esencial de tomillo o de árbol de té. La mezcla debe extenderse bien por el cuero cabelludo del niño, y después ponerle un gorro de plástico en la cabeza y enjuagar bien con agua y jabón al cabo de dos horas. Es entonces cuando conviene pasar la liendrera y eliminar tanto piojos como liendres, y repetir el mismo proceso después de dos o tres días hasta que el niño deje de tener molestias y al pasar la liendrera no se encuentren liendres o piojos vivos.

 

Los aceites esenciales son de gran ayuda para tratar estas y muchas otras afecciones de salud que afectan especialmente a los niños, pero es importante recordar lo que decíamos al principio del post: debemos tener mucho cuidado y ser prudentes a la hora de utilizarlos, ya que son componentes muy potentes. Su uso inadecuado puede producir reacciones cutáneas o irritaciones en nuestro organismo si no se usan en su dosis correcta y de forma adecuada, y más en los niños.

Habitualmente, como norma general, no se recomienda utilizar aceites durante los tres primeros meses de embarazo, durante la lactancia o en niños menores de tres años, aunque depende de cada aceite. En nuestra web podéis encontrar las restricciones de cada aceite en la información del aceite en si.  Aquí podéis encontrar también un documento sobre las precauciones y advertencias en general, a leer antes de utilizar cualquiera de nuestros productos.

 

Foto de @leahpbradley

0 comentarios

Deja un comentario!

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados