Mi carro

Cerrar

Los mejores aceites esenciales para la menopausia

Aina Velasco

Escrito el 16 febrero 2020

Para la mayoría de las mujeres, el inicio de la menopausia es un período incómodo. La menstruación se vuelve irregular, cuesta más dormir por las noches y aparecen los molestos sofocos en cualquier momento. Ayudar a nuestro cuerpo en este momento es importante. Los aceites esenciales pueden proveernos con soporte adicional para mejorar algunos de los efectos que tiene y hacernos sentir mejor.

  1. Geranio: la sequedad de la piel es uno de los efectos que van muchas veces ligados con la menopausia, y el aceite esencial de geranio, cuando se aplica tópicamente, puede ayudar a reducirla (siempre mezclado con una crema base o un aceite vegetal). Además, al difundirse, también puede ayudar con la sensación de melancolía con la que a veces se relaciona este período.
  2. Lavanda: es el aceite calmante por excelencia. Durante la menopausia, difundir aceite esencial de lavanda puede ayudar a calmar la ansiedad, el vértigo, el insomnio, los nervios y el dolor de cabeza. Además de ser calmante, también puede ayudar a regular las hormonas naturalmente, y a su vez, ayuda a reducir los sofocos típicos de esta etapa. En un ensayo clínico realizado en 2016 donde se incluyeron 100 mujeres postmenopáusicas entre los 45 y los 55 años, se demostró como el aceite esencial de lavanda ayudaba a reducir el número de sofocos. El aceite era aplicado por inhalación durante 20 minutos, dos veces al día. Además de reducir el número de sofocos, la lavanda también consiguió reducir el estrés que normalmente va ligado a ellos, mejorando la calidad de vida de las mujeres sin ningún efecto secundario.
  3. Menta piperita: es otro de los mejores aceites a la hora de tratar los sofocos. El compuesto principal de este aceite es el mentol, una molécula con propiedades vasoconstrictoras. Los sofocos son provocados por una dilatación excesiva de los vasos sanguíneos por el desequilibrio hormonal, y gracias a esta propiedad, el aceite esencial de menta consigue limitar la dilatación de los vasos sanguíneos. Una buena forma de utilizarlo es mezclándolo con aceite vegetal de jojoba y agua destilada en un frasco con difusor, y rociar en el rostro durante el momento en el que comience un sofoco.

0 comentarios

Deja un comentario!