Mi carro

Cerrar
Jabón ecológico de Lavanda y MielJabón ecológico de Lavanda y Miel
€8.95

Jabón a base de aceite de oliva, aceite de coco, manteca de karité, Aceite de Aguacate, aceite de ricino, agua, hidróxido de sodio, miel, cera de abeja. Aceites esenciales de pachulí, lavanda y lavandín. 
Saponificado en frío, a base de aceites vegetales ecológicos.
100 gr.

Combinados, la lavanda y la miel ecológicas concentran un sinfín de virtudes cosméticas. ¡Es una de esas combinaciones ganadoras que nos gustan tanto! Clásica y tan moderna a la vez.

Este jabón tiene propiedades hidratantes y limpiantes excepcionales. Calma y alivia la piel irritada e incluso ayuda a su regeneración. De hecho, su alto contenido en azúcares facilita la fijación de las moléculas de agua, lo que acelera la cicatrización. Además, tiene un efecto calmante. Este jabón de miel y lavanda conviene para todo tipo de piel, pero esta particularmente recomendado para las pieles secas. Repara la piel sensible, deshidratada y/o dañada.


Propiedades de los ingredientes principales

Aceite vegetal Bio de aguacate

Con sus numerosos antioxidantes, el aceite de aguacate es un fabuloso activo antiedad. La industria cosmética lo utiliza mucho para prevenir las arrugas y en el cuidado de las pieles secas o maduras. El motivo es su alta concentración - 65% aprox - en acido oleico, un lípido de la familia de los Omegas 9. Muy nutriente y emoliente, hace la piel más flexible y le devuelve su elasticidad. Es suavizante y agradable, ya que penetra fácilmente la piel.

Se utiliza también en numerosos cuidados del cabello seco y quebradizo, y en casos de cuero cabelludo sensible e irritado.

Un aliado imprescindible para tener una piel luminosa y resplandeciente.


Aceite de coco

Es un aceite muy apreciado por sus propiedades protectoras, suavizantes y emolientes sobre la piel. Muy rico en grasas saturadas, tiene casi un 50% de ácido láurico. Este ácido graso saturado tiene una afinidad bien marcada por la queratina de la piel y juega un papel clave en la saponificación en frío : es un factor determinante del grado de dureza final del jabón, influye en su efecto limpiador y aumenta el poder espumante de los jabones. 


Aceite esencial de lavanda BIO

Por un lado, se valoran mucho sus virtudes calmantes y apaciguantes. Es un verdadero anti estrés natural que permite lograr relajación y descanso. Por otro lado, tiene propiedades cicatrizantes, purificadoras, antisépticas y regeneradoras. El AE Bio de Lavanda es un aliado idóneo para las pieles grasas, con tendencia al acné, o cualquier otra enfermedad como la psoriasis, el eczema ... 


Aceite de oliva 

Su utilización permite conseguir un jabón muy dulce e hidratante (emoliente). Gracias a su alto contenido en antioxidantes, retrasa el envejecimiento cutáneo (anti arrugas). Nutre la piel en profundidad y la protege eficazmente contra las agresiones del tiempo. Es muy suave y conviene incluso para las pieles más sensibles.



Manteca de karité

Su composición de ácidos grasos (contenido excepcionalmente rico en ácidos oleico y esteárico) le confiere increíbles propiedades hidratantes y nutritivas. Ademas, contiene vitaminas. Es un excelente reparador, imprescindible para las pieles dañadas, secas y maduras. También es perfecto para hidratar la piel de los bebés. La manteca de karité proporciona un punto extra de hidratación, y una sensación de confort muy apreciada. Es un componente clave para dar una textura cremosa y agradable al jabón. 



Aceite de ricino

Este aceite muy viscoso alivia las afecciones de la piel por su acción suavizante y cicatrizante. En jabonería, produce una espuma cremosa y aporta un gran dulzor al jabón.

En el proceso de elaboración de un jab´n, el ácido ricinoleico del aceite de ricino aporta suavidad y una buena densidad de espuma. Es un element imprescindible para obtener jabones de buena calidad. Se suele utilizar en combinación con el aceite de coco para compensar la falta de estearina y palmitina.

El aceite de ricino es un gran aliado en caso de acne, piel seca, estrías, quemaduras solares.



Como cuidar tu jabón

Ahora que has adquirido un jabón de una suavidad incomparable, que no reseca la piel y que huele divino, habrá que cuidarlo tan bien como el te cuidará a ti! 😊. Eso le permitirá durar más tiempo, manteniendo todas sus propiedades a lo largo de su vida.  

Ante todo, si no lo usas directamente, guárdalo sin abrir en un lugar fresco y seco, fuera de la luz directa del sol. También te damos un pequeño truco : Ponlo en un cajón o en un armario donde guardas la ropa: mataras dos pájaros de un solo tiro y aprovecharas desde el primer momento de su fragancia impresionante!

Cuando por fin lo sacarás de su cajón, deberás tener cuidado a que se seque bien entre cada uso que le das. Así durará mucho más. Si lo pones sobre una jabonera que tiene un buen drenaje , mejor aún : es un accesorio interesante que alargará la vida útil de tus jabones.


Consejos de utilización

Para aprovechar al maximo de las propiedades de tu jabon, mojarlo y voltearlo entre tus manos varias veces. Se trata de hacer mucha espuma, para luego aplicarla directamente sobre la piel. Al final, enjuagar con agua.


Customer Reviews

Based on 3 reviews Write a review

RELATED ITEMS