Mi carro

Cerrar
Jabón ecológico de Leche de Cabra y GeranioJabón ecológico de Leche de Cabra y Geranio
€8.95

Su uso es garantía de una gran hidratación, ayudando incluso a la regeneración de la piel.

Se dice que la misma Cleopatra se bañaba con leche de cabra para conservar su belleza y juventud. ¡Quién sabe! Lo que es seguro es que la leche de cabra garantiza una textura cremosa y envolvente excepcional.

Por si fuera poco, también previenen el agrietamiento y el envejecimiento, lo que hace que sea ideal para pieles dañadas o deshidratadas.

Además, los aceites esenciales refuerzan sus propiedades regeneradoras, purificantes y limpiantes.

¿Quieres deleitarte con la suavidad de la leche de cabra en tu día a día?


Composición


Jabón a base de aceite de oliva, aceite de coco, aceite de almendras, manteca de karité, manteca de semillas de cacao, aceite de ricino, hidróxido de sodio, agua, leche de cabra y al marina. Aceites esenciales de pachulí, lavanda y geranio.

Saponificado en frío, a base de aceites vegetales ecológicos.

100 gr.


Propiedades de los ingredientes principales

Aceite de almendras

Ayuda a retener la humedad en la piel conservando su hidratación. Contiene propiedades emolientes y ayuda a restaurar el pH normal de la piel garantizando hidratación y brillantez. Se lo conoce por su gran efecto en eliminar manchas cutáneas y cicatrices.

Aceite de coco

Es muy apreciado por sus propiedades protectoras, suavizantes y emolientes. Tiene casi un 50% de ácido láurico, lo cual beneficia a la queratina de la piel.  Juega un papel clave en el grado de dureza del jabón e influye en su efecto limpiador y espumante.

Manteca de cacao

Potente antioxidante y gran aliada anti edad y anti estrías, ya que estimula la síntesis de colágeno devolviendo elasticidad y tonicidad a la piel. Es idónea para combatir los efectos nocivos del paso del tiempo y presenta altas propiedades nutritivas y cicatrizantes.


Leche de Cabra

Aporta hidratación y nutrición, ya que la leche de cabra tiene proteínas, vitaminas y minerales que previenen el agrietamiento y el envejecimiento. Al tener lipoproteínas, ayuda a que los nutrientes y el agua sean absorbidos por la piel creando una gran sensación de suavidad.

Aceite de oliva 

Permite conseguir un jabón muy suave e hidratante (emoliente). Nutre la piel en profundidad y la protege eficazmente contra las agresiones del tiempo, además de retrasar el envejecimiento cutáneo (antiarrugas) gracias a su alto contenido en antioxidantes.


Manteca de karité

Su composición de ácidos grasos (rico en ácidos oleico y esteárico) le confiere increíbles propiedades hidratantes y nutritivas produciendo una sensación de confort muy apreciada. Es un excelente reparador de pieles dañadas, secas y maduras y es perfecto para hidratar la piel de los bebés. Confiere una textura cremosa y agradable al jabón.

Aceite de ricino

Alivia las afecciones de la piel por su acción suavizante y cicatrizante. Su viscosidad aporta suavidad y una buena densidad de espuma cremosa, además de aportar también un gran dulzor al jabón. Es imprescindible para obtener jabones de buena calidad y se suele combinar con aceite de coco para compensar la falta de estearina y palmitina.

Es un gran aliado en caso de acné, piel seca, estrías y quemaduras solares.

Como cuidar tu jabón

Ahora que has adquirido un jabón de una suavidad incomparable, que no reseca la piel y que huele divino, ¡habrá que cuidarlo tan bien como él te cuidará a ti! 😊 Así va a durar más tiempo manteniendo todas sus propiedades.


Si no lo usas directamente, guárdalo sin abrir en un lugar fresco y seco, fuera de la luz directa del sol. Te damos un pequeño truco: ponlo en un cajón o en un armario donde guardes la ropa. ¡Aprovecharás su fragancia desde el primer momento!


Cuando por fin lo uses, ten cuidado de secarlo bien entre cada uso, así durará mucho más. Te recomendamos que lo pongas sobre una jabonera con un buen drenaje para alargar su vida útil.


Consejos de utilización

Para aprovechar al maximo de las propiedades de tu jabon, mojarlo y voltearlo entre tus manos varias veces. Se trata de hacer mucha espuma, para luego aplicarla directamente sobre la piel. Al final, enjuagar con agua.


RELATED ITEMS