Mi carro

Cerrar

Aceites Vegetales

Es muy importante diferenciar los aceites vegetales de los aceites esenciales.

Los aceites vegetales provienen, a diferencia de los aceites esenciales, de plantas oleaginosas. A nivel bioquímico, los aceites vegetales se componen exclusivamente de ácidos grasos y vitaminas. Las moléculas contenidas en los aceites esenciales no tienen nada que ver con las contenidas en los aceites vegetales. Esto hace que, en comparación con los aceites esenciales, sean más suaves, y por lo tanto también más simples a la hora de usar.

Generalmente, los aceites vegetales son utilizados en cosmética ya que tienen propiedades hidratantes y protectoras. Pero también son una parte importante de la aromaterapia ya que en la mayoría de los casos, los aceites esenciales, cuando se utilizan por vía cutánea, tienen que diluirse en aceites vegetales. Algunos aceites se pueden usar sobre la piel de forma pura en pequeñas cantidades, pero al ser aceites muy potentes, la mayoría tienen que ser diluidos. El aceite vegetal tendrá dos roles fundamentales en la aromaterapia: suavizar el aceite esencial (para evitar irritaciones de la piel y facilitar la aplicación cutánea) y facilitar su absorción. Así, actúa como vehículo para que el aceite esencial penetre a través de los tejidos cutáneos. Para saber más acerca de las vías de aplicación y las diversas maneras de usar los aceites esenciales puedes leer nuestra guía (LINK).

Por otra parte, al usar aceites esenciales en sinergias, los aceites vegetales sirven de base para la mezcla. Los aceites vegetales, aunque sean mucho más suaves que los aceites esenciales, también tienen su propiedades y características. Por lo tanto, es importante escoger bien el aceite que se usará. Para saber más acerca de las propiedades de cada aceite esencial puedes consultar las fichas técnicas de cada aceite (LINK).

 

La presión en frío y la presión en caliente.

Existen dos principales metodologías para la extracción de un aceite esencial:

La presión en caliente, a temperaturas de más de 80ºC, es la más eficiente a nivel mercantil. Esta metodología implica que la materia vegetal sufra unos tratamientos químicos invasivos que privarán el producto final de parte de sus propiedades (vitaminas, ácidos grasos esenciales, antioxidantes, etc.).

La presión en frío se efectúa a baja temperatura, preservando así todas las características del aceite vegetal y sin la necesidad de añadir ningún tipo de aditivo.

De ahí vienen los calificativos “aceite virgen” y “aceite virgen extra” por ejemplo. Para poder ser considerado como “aceite virgen”, un aceite vegetal tiene que cumplir con una primera presión en frío, luego ser clarificado por medios físicos o mecánicos y no conllevar ningún tratamiento refinado físico o químico. Además, un “aceite virgen” no puede tener una tasa de acidez mayor al 3%. Si el aceite tiene una tasa de acidez menor al 1% estamos hablando de "aceite virgen extra”.

Es importante entender que la aromaterapia se basa únicamente en aceites vegetales obtenidos por presión en frío. Los aceites vegetales obtenidos de esta forma son los únicos que poseen propiedades terapéuticas y que conservarán todas sus cualidades. Existen metodologías de extracción menos costosas, pero más agresivas para la planta y que, por lo tanto, resultarán en un aceite de baja calidad.

También cabe destacar que existen aceites macerados. Este proceso se utiliza en plantas que no pueden producir aceite al prensarse y cuyas propiedades precisan de un proceso alternativo para obtener sus beneficios. Es el caso, por ejemplo, del aceite Hipérico. Estos aceites se elaboran sumergiendo las plantas elegidas en un aceite vegetal virgen de base. Después, se dejan macerar durante varias semanas para que los principios activos de la planta se mezclen con el aceite.

Principales Aceites Vegetales

Nuez de Albaricoque (Prunus Armeniaca)

Originario de Europa, se extrae de la semilla del albaricoque. Es muy suave y polivalente, y penetra bien en la piel, convirtiéndose así en uno de los aceites preferidos en la aromaterapia.

Composición:

  • ácidos grasos monoinsaturados (entre 60 y 70%)
  • ácidos grasos poliinsaturados (entre 20 y 30%)
  • vitamina E y fitoesteroles (potentes antioxidantes)
  • vitamina A

 

Propiedades y vías de uso: 

Se utiliza mucho en cosmética contra los signos de la edad y para ayudar en la regeneración de la piel. Es un reafirmante cutáneo y constituye un perfecto aceite para masajes, nutrir y tonificar la piel. También es muy eficaz en combatir el envejecimiento precoz de la piel gracias a sus potentes antioxidantes.

Se utiliza particularmente por vía cutánea para tratamientos faciales, corporales y para el cabello, pero también como alimento y complemento en cocina.

Características

El aceite de nuez de albaricoque tiene un color amarillo claro y un olor suave y neutro, pero que puede ser ligeramente amargo. Se conserva de 2 a 4 meses.

Onagra (Oenothera biennis)

La onagra es originaria de América del Norte, donde es muy utilizada en la medicina tradicional. Para obtener el aceite vegetal de onagra, se utiliza la semilla de la planta.

Composición:

  • ácidos grasos monoinsaturados (aprox. 10%)
  • ácidos grasos poliinsaturados (aprox. 80%)
  • esteroles antioxidantes

 

Propiedades y vías de uso:

La onagra es muy útil para tratar casos de eccema y psoriasis y reducir las arrugas a través de masajes. También es eficaz para aliviar los dolores menstruales aplicándola en forma de masaje en la parte inferior del vientre.

Es un aceite que se usa regularmente por vía oral y como complemento culinario para aportar omega-3 y omega-6, reducir el colesterol y regular el sistema cardiovascular.

Características:

Tiene un aspecto marrón y un olor acre suave. Es un aceite espeso que necesita masaje para facilitar la penetración. Se conserva entre 1 y 2 meses.

Macadamia ( Macadamia intergrifolia)

Este aceite proviene de la nuez de macadamia, que la mayoría de veces proviene de Australia o de Kenya. Es un buen aceite para combinar con otros aceites esenciales ya que es fácilmente absorbido por la piel.

Composición:

  • Acido Oleico (aprox. 60%)
  • Acido Palmitoleico (aprox. 9%)
  • Acido Linoleico (aprox. 1- 2%)

 

Propiedades y vías de uso:

Es antioxidante y hidratante, perfecto para pieles secas y sensibles, estrías y cicatrices. Además, es un tratamiento muy eficaz para pieles con carencias de sebo. Se utiliza en mezclas con aceites esenciales tanto de forma cutánea como por vía oral a fin de facilitar su absorción.

Características:

Color amarillo pálido tirando a naranjado y un olor muy característico parecido al de la nuez. No es muy denso y esto le permite ser fácilmente absorbido. Se conserva de 4 a 6 meses.

Hipérico (Hypericum perforatum)

El hipérico crece en zonas templadas y es particularmente reconocido en las Islas Canarias y en Italia. Es un aceite macerado que, a diferencia de los otros aceites vegetales que se consiguen a través del proceso del prensado en frío, se obtiene por maceración.

Composición:

Los ácidos grasos que contiene dependerán del ácido “base” utilizado para realizar el macerado.

Tiene trazas de aceite esencial de hipérico. Contiene fitoesteroles, hiperforina e hipericina.

Propiedades y vías de uso:

Se utiliza únicamente por vía cutánea, no se puede ingerir y no se recomienda aplicarlo en el cabello. Tiene propiedades cicatrizantes, calmantes y antiinflamatorias. Es eficaz para curar heridas como quemaduras, irritaciones e incluso hemorroides.

Características:

Color rojizo, tiene un olor ácido. Se conserva entre 3 y 6 meses.

Nota: es fotosensibilizante, así que no hay que exponerse al sol 24 horas tras su aplicación.

Coco (Cocos nucifera)

De los aceites vegetales más exóticos, se obtiene a través de la pulpa blanca del coco y suele venir de países del sureste asiático.

Composición:

  • Ácido Láurico (40 – 50%)
  • Ácido Mirístico (16 – 20%)
  • Ácido Palmítico (6 – 8%)

 

Propiedades y vías de uso:

Muy nutritivo para la piel, este aceite es utilizado en gran parte para el cabello, tanto para nutrirlo que para promover su crecimiento. Se utiliza también como hidratante cutáneo. Deja un agradable perfume sobre la piel.

Características:

Color blanco y espeso, y por supuesto, tiene un agradable olor a coco.

Otros aceites vegetales utilizados en aromaterapia

El árbol del argán crece en el sur de Marruecos. Allí se le llama "regalo de Dios" porque su aceite trae muchos beneficios.

Ante todo, devuelve elasticidad y flexibilidad a la piel. Rico en antioxidantes, el aceite de argán es también un anti-envejecimiento natural. También se puede usar para hidratar el resto del cuerpo y es muy útil en caso de piel seca, agrietada, estrías o eczema. Además, sorprendentemente, el aceite de argán permite que la piel con acné vuelva a encontrar un equilibrio, sin obstruir los poros. También sirve para nutrir el cabello profundamente y protegerlo de las agresiones externas: bastan algunas gotas del aceite en tu champú habitual.

 

Composición:

  • Acido Oleico (aprox. 43%)
  • Acido Linoleico (aprox. 36%)

Se conserva 18 meses, lejos de toda fuente de calor y luz.

 

Almendra (Prunus amygdalus var. dulcis)

Este aceite se extrae de la almendra que proviene de los almendros de la cuenca mediterránea. Es un aceite rico en ácidos oleicos (62 – 86%), vitamina A, D y E (un potente anti- oxidante).

Es muy eficaz para hidratar la piel y particularmente recomendada para la piel del bebé. A nivel terapéutico, permite aliviar las irritaciones e inflamaciones cutáneas y facilita la cicatrización y la eliminación de estrías. Además, es muy eficaz como desmaquillante.

Se conserva de 2 a 4 meses.