Ir al contenido principal
Envío GRATIS a partir de 40€ | Lo recibirás en los 2-3 siguientes días laborables🌱

El nombre científico de la planta: ¿por qué es importante conocerlo?



Para realmente entender qué son los aceites esenciales tenemos que entender, entre otras cosas, cuáles son las plantas que los sintetizan, dónde crecen, qué características tienen y de qué familia botánica provienen. En resumen, tenemos que entrar en el mundo de la botánica. Y el primer paso para entrar en el mundo de la botánica es poder entender y reconocer el nombre latín (o nombre científico) de la plantas.


El nombre latín de las plantas es utilizado por los científicos para clasificar e identificar plantas específicas. A diferencia del nombre común de las plantas, que nos puede causar confusiones, el nombre latín (o nombre científico) es un nombre descriptivo y único para cada planta.

Veamos esto con un ejemplo. Vamos a comparar el nombre común de dos plantas: la mejorana, por una parte, y la mejorana española por otra. Parecen casi la misma planta, ¿verdad? Bien, pues comprobemos ahora sus nombres científicos: origanum majorana, por una pate, y thymus mastichina L., por otra. Mirando sus nombres científicos, nos damos cuenta de que estas dos plantas no son ni de la misma familia botánica! ¿Ves ahora por qué es tan importante fijarse en el nombre en latín de la planta?


Aplicando esto a la aromaterapia, es importante distinguir las plantas por su nombre científico porque el aceite esencial de cada planta varía a nivel de sus propiedades. Volviendo al ejemplo de la mejorana: el origanum majorana tiene propiedades espasmolíticas, mientras que el thymus mastichina L se usa principalmente para ciertas afecciones respiratorias.

Otro ejemplo más común es el de los eucaliptos: el eucalyptus citriodora es un buen antiinflamatorio y tiene un efecto repelente para los mosquitos. El eucalyptus radiata, en cambio, se usa más para las congestiones respiratorias.

Como ves, hay mucha diferencia entre las acciones terapéuticas de cada planta, con lo que es importante saber cuál estamos usando en cada momento! El nombre científico es de gran ayuda para esto.

¿Cómo se compone el nombre científico de una planta?


El sistema de nomenclatura botánica que se usa hoy en día fue inventado por el naturalista sueco Carl Linnaeus en 1700. Linnaeus agrupó las plantas de acuerdo con sus similitudes entre las hojas, las flores, los frutos, etc. y las nombró según estos diferentes niveles de agrupación.


  • El primer nivel de agrupación es el género. El género de una planta podría compararse con el apellido de una persona.


  • El segundo nivel de agrupación es la especie. La especie se podría comparar con el nombre propio de una persona. En algunos casos, también se indica la subespecie de la planta.


  • Además, el nombre científico tiene una particularidad interesante: precisa la inicial del nombre del botánico que ha clasificado y nombrado dicha planta.


  • Por último, el nombre científico acaba con la familia botánica, que completa la denominación de esa planta.

  • En el apartado siguiente, veremos un ejemplo aplicado de toda esta teoría.

     

    Ejemplo aplicado: el aceite esencial de naranjo amargo (Citrus aurantium ssp. amara L. Rutacae)



    • Citrus: Es el género de planta. Se encuentran varias especies de plantas dentro de un mismo género.
    • Aurantium: Es la especie de la planta.
    • Amara: Es la sub-especie de la planta.
    • L: Es la inicial del botánico que clasificó esta planta (en este caso fue un hombre llamado Linné).
    • Rutacae: Es la familia botánica.

    En algunos nombres científicos se añaden también las iniciales sp. o ssp. (o spp) para indicar, respectivamente, la especie y la sub-especie. Este es el caso con el ejemplo que te acabamos de poner del aceite esencial de naranjo amargo.


    Y con esto, ya podemos concluir con las felicitaciones: Oficialmente sabes leer y entender el nombre científico de una planta!

    Tu carrito