Ir al contenido principal
Envío GRATIS a partir de 40€ | Lo recibirás en los 2-3 siguientes días laborables🌱

La producción de aceites esenciales


En este artículo vamos a ver cómo se producen los aceites esenciales. Empezaremos por el cultivo de la planta, pasando luego por la extracción de sus esencias, y acabaremos con la destilación para obtener un aceite esencial.


El cultivo de la planta del aceite esencial


Los aceites esenciales se producen a partir de plantas que vienen de todas las partes del mundo. En Fenghi, siempre nos ha gustado este aspecto más romántico del producto: los aceites esenciales nos invitan a imaginarnos lugares distintos y lejanos, a viajar a través de los olores.

 

Lo mágico (y lo complicado) de nuestro producto es que cada tipo de aceite requiere unas condiciones muy específicas para crecer - ya sea a nivel del clima, del tipo de suelo, de la altitud, etc. El incumplimiento de alguna de estas condiciones puede verse reflejado en la calidad del aceite esencial.

 

Por este motivo, tenemos que ser fieles a los requisitos de la naturaleza e irnos a buscar nuestros aceites esenciales a lugares como Madagascar, Egipto, Paraguay, China, Sri Lanka, Francia... ¡la lista es tan diversa como las condiciones que requiere cada planta!

Las plantas aromáticas y los aceites esenciales


Como puedes ver, el lugar donde se cultivan las plantas aromáticas es un factor importante a tener en cuenta pues juega un papel importante en la calidad final del aceite. El nivel de insolación, los componentes del suelo en el que crece la planta, las lluvias, el momento de la cosecha y otros muchos factores influencian los componentes aromáticos de una planta y, por consecuencia, también a los componentes del aceite esencial.


Esto explica por qué dos plantas idénticas pero cultivadas en geografías diferentes podrán segregar esencias muy distintas. Entraremos más en detalle sobre esto cuando hablemos del quimiotipo de los aceites. Por ahora, nos limitaremos a darte un ejemplo: La composición bioquímica del aceite esencial del árbol de té puede variar mucho. Como hemos visto, varios factores pueden influenciarla. En este caso, el período de recolección es un factor particularmente determinante. Si las ramitas se cosechan durante el invierno austral, el aceite esencial podrá contener hasta un 60% de Cineol. En otras ocasiones, el contenido será solo del 3%! Y no: ¡no nos hemos dejado ningún 0!

Como ves, lo que parecen ser tonterías en verdad tienen una influencia enorme sobre las propiedades terapéuticas del producto final. Es un poco como el vino: el hecho de que existan diferentes denominaciones de origen para el vino demuestra lo importante que es el lugar del cultivo para la calidad del producto.

Para que veas algunos ejemplos de esta diversidad geográfica...

  • Las plantas aromáticas más exóticas como la canela de Ceilán, el clavo de especias, la citronela o la planta de hierbaluisa se recolectan varias veces al año en lugares como Indonesia, Ceilán, India, China, Sri Lanka, y Vietnam.

  • Las flores como el geranio y las rosas suelen provenir de la región de Oriente, de Madagascar, de Uganda, de Burundi o de la Isla de la Reunión. Dicho esto, a esencia de rosa mosqueta más preciada y buscada procede de Bulgaria, y es un aceite esencial extremadamente valioso.

  • Los cítricos, en cambio, vienen de lugares cálidos como Florida, California, España, Portugal, Marruecos, Egipto o Córcega. Se destilan en el mismo lugar de producción para mantener todas sus propiedades y asegurar un aceite esencial completo.

  • Como último ejemplo, las maderas (ciprés, cedro) provienen mayoritariamente de los Alpes, de Canadá, de Siberia y de algunas regiones del sur oeste de Francia.
  • La extracción


    ¡La extracción de un aceite esencial es todo un arte! Hemos visto la importancia del cultivo de la planta. Ahora, descubramos cómo se extrae el aceite esencial de esa planta que ha sido cultivada.

     

    Empezemos por lo básico: ¿sabes cuánta planta se necesita para producir un frasco de 5ml de aceite esencial? Bueno... es una pregunta trampa! En realidad, los rendimientos varían mucho con cada planta que se está destilando. Hacen falta, por ejemplo, 100kg de la planta de palmarosa para obtener 100 gramos de su aceite esencial.

     

    La Canela, en cambio, requiere 400kg de materia vegetal. Esto nos ayuda a entender por qué los aceites esenciales se cuentan en gotas y por qué se usan en cantidades tan pequeñas. Son soluciones muy concentradas que requieren mucha materia prima.

     

    Además, la diferencia de rendimiento entre varias plantas explica también por qué ciertos aceites esenciales son más caros que otros.

    Habiendo visto esto, en el siguiente apartado vamos a contarte un poco por encima cómo se extrae un aceite esencial de la planta. A grandes rasgos, hay tres métodos principales: la extracción por presión en frío, la extracción por solventes y la destilación.

    Los métodos de extracción de un aceite esencial

    Es un proceso mecánico destinado a recuperar el aceite esencial alojado en el epicarpio (piel) de los cítricos. Se practica en Italia desde el siglo XIX.

    Para entender de qué se trata, piensa en la ultima vez que te comiste una naranja o una mandarina: si apretaste la piel, seguro que viste una esencia que salía de los poros de la cáscara. Bien, pues la extracción por presión en frío consiste básicamente en raspar las pieles y en romper los “poros” de la cáscara donde se encuentra la esencia. Se consigue así una mezcla de esencia y agua que luego se separará por simple decantación.

    Consiste en diluir la esencia de la planta a través de un solvente volátil (en vez de hacerlo en agua). El producto que se obtiene con este método es similar al aceite esencial, pero esta técnica se utiliza en la industria del perfume, y no para obtener productos que se usarán con fines terapéuticos.

    Es el proceso más común y eficaz ya que se puede usar para extraer la esencia de la gran mayoría de plantas aromáticas. El proceso de destilación se basa en un simple hecho: que los aceites esenciales son solubles en vapor y no en agua.

    Como este método es el más utilizado, queremos explicártelo bien. Nos vemos pues en el apartado de a bajo 😉

    El proceso de la destilación para la producción de aceites esenciales

     

     

    Este consiste en destilar líquidos mediante un proceso de evaporación por calor y una condensación por enfriamiento. Se realiza en un alambique. Un alambique está compuesto por

    (1) una caldera, donde se calentará el agua hasta la ebullición
    (2) un capitel, por donde saldrán los vapores de agua generados, que irán hasta el recipiente donde se encuentran las plantas que se quiere destilar
    (3) un cuello de cisne, que transportará el vapor cargado de esencia hasta
    (4) el serpentín, que se encuentra en el interior del
    (5) depósito de refrigeración.
    Finalmente, el aceite se recuperará vía (6) un decantador.

     

    El primer paso de la destilación consiste en llevar el agua a ebullición. Al entrar en contacto con las plantas, el vapor de agua se carga de la esencia de la planta. La esencia, transportada por el vapor de agua, pasa a través del cuello de cisne y se condensa en el serpentín de tal forma que el vapor de agua, enriquecido con el aceite esencial, vuelve a su estado líquido.

    El líquido se vierte en un decantador, y como el aceite esencial tiene menor densidad que el agua, flota en la superficie (como habrás visto mil veces las gotitas de aceite flotar en el fondo de una sartén que estás limpiando). El aceite esencial se recoge mediante una decantación.

     

    Una vez separado el aceite esencial del agua, el agua residual se convierte en lo que conocemos como hidrolatos. Parece simple ¿verdad? Conceptualmente sí, pero la destilación es un proceso muy delicado que requiere experiencia y dedicación, ya que de lo bien o lo mal que se haga la destilación dependerá, en gran parte, la calidad del aceite esencial.


    Hay varios factores que entran en juego cuando hablamos de una destilación bien hecha o mal hecha:

    El tiempo de destilación de un aceite esencial dependerá de la planta.

    Una planta como el lavandín, por ejemplo, suele destilarse en 1h. El anís o la lavanda, por otra parte, tardan más bien 1h30. La melissa requiere más bien 2h, mientras que el clavo suele tardar sus 4h bien tiradas!

    Obviamente, el tiempo de destilación de cada planta tiene que ser respetado para que un aceite esencial mantenga todas sus propiedades.

    Cabe destacar, además, que el proceso de extracción de la esencia no sigue una constante. Del tomillo, por ejemplo, se extrae el 75% de su esencia en la primera media hora de destilación. Luego hace falta una hora (entera) más para extraer la totalidad de los fenoles lentos (es decir, el 25% que queda) y tener así un aceite esencial completo.

    La temperatura a la que se destila juega también un papel muy grande a la hora de determinar la calidad final del producto. A grandes rasgos, a la hora de destilar, muchos productores caen en la tentación de subir mucho la temperatura durante el proceso de destilación porque resulta beneficioso a nivel comercial (se puede obtener el aceite esencial de manera más rápida y reducir así el tiempo de destilación y de energía gastada).

    Sin embargo, cuanto más sube la presión, más aumenta el riesgo de que se produzca una suroxidación de las moléculas. Dicho de otro modo: más riesgo hay que el aceite esencial pierda propiedades.

    Más concretamente, si el aceite esencial se destila a baja presión (0,05 bars), no hay ningún riesgo significativo. A partir de los > 0,25 bars, el riesgo aumenta y la mayoría de aceites destilados a partir de estos parámetros perderán en calidad y en propiedades.

    La calidad del alambique también juega un papel muy importante en la destilación. En Fenghi, nos gustan los alambiques artesanales de alta calidad que, gracias a un contacto optimizado entre el vapor y la planta, permiten al artesano realizar una destilación suave y completa. Estos alambiques son ideales para extraer todos los componentes de la esencias.

    El alambique tiene que ser de acero inoxidable, ya que se trata de una material “neutro” que preserva la esencia y no forma óxidos.

    Por último, la calidad del agua usada también se tiene que tener en cuenta. De manera general, si el agua es de manantial, ¡mejor! Y si no lo es, al menos debe contener poca cal.

    Futuros métodos de extracción

     

    Hoy en día, se está desarrollando un modo de extracción vía CO2 “supercrítico”. Es una metodología aún muy poco utilizada ya que es compleja y costosa. Sin embargo, podría revolucionar el uso de los aceites esenciales en el futuro.

     

    Este nuevo proceso consiste en “atravesar” la parte de la planta de la cual queremos sustraer la esencia con CO2. El CO2, al atravesar la planta, incrementa la presión. Con el incremento de la presión, la planta libera su esencia.

     

    Esta técnica respetaría integralmente la esencia original y permitiría obtener un aceite esencial de altísima calidad. De hecho, para este tipo de productos no hablamos ya de aceites esenciales sino de extractos con CO2 en estado supercrítico.

     

    Combinando tecnología y naturaleza, podemos sacar resultados excepcionales! La contribución potencial de los aceites esenciales en la medicina del futuro es enorme y, sin duda, oiremos hablar cada vez más de la aromaterapia en los próximos años.

    Tu carrito