Ir al contenido principal
Envío GRATIS a partir de 40€ | Lo recibirás en los 2-3 siguientes días laborables🌱

La producción de aceites esenciales


En este artículo vamos a ver cómo se producen los aceites esenciales: empezando por el cultivo de la planta, pasando por la extracción de sus esencias, y acabando con la destilación en aceites esenciales.


El cultivo de la planta del aceite esencial


Los aceites esenciales se producen a partir de plantas que vienen de todas las partes del mundo. En Fenghi, siempre nos ha gustado este aspecto más romántico del producto: los aceites esenciales nos invitan a imaginarnos lugares distintos y lejanos, a viajar a través de los olores.

 

Lo mágico (y lo complicado) de nuestro producto es que cada tipo de aceite requiere unas condiciones muy específicas para crecer - ya sea por el clima, el tipo de suelo, la altitud, etc. El inclumplimiento de alguna de estas condiciones puede verse reflejado en la calidad del aceite esencial.

 

Por este motivo nos vamos a buscar nuestros aceites esenciales a lugares como Madagascar, Egipto, Paraguay, China, Sri Lanka, Francia... ¡la lista es tan diversa como las condiciones que requiere cada planta!

Plantas de aromas para aceites esenciales


Como puedes ver, el sitio donde se cultivan las plantas aromáticas es un factor importante a tener en cuenta, ya que se ve reflejado en la calidad final del aceite. El nivel de insolación, los componentes del suelo en el que crece la planta, las lluvias, el momento de la cosecha y otros muchos factores influencian los componentes aromáticos de una planta y, por consecuencia, también a los componentes del aceite esencial.


Esto explica por qué dos plantas idénticas pero cultivadas en geografías diferentes podrán segregar esencias muy distintas. Entraremos más en detalle sobre cuando hablaremos del quimiotipo de los aceites. Por ahora, simplemente te daremos un ejemplo: La composición bioquímica del aceite esencial del árbol de té puede variar mucho. Como hemos visto, varios factores pueden influir y el período de recolección es particularmente determinante en este caso. Si las ramitas se cosechan durante el invierno austral, puede contener hasta un 60% de Cineol. En otras ocasiones, ¡el contenido es solo del 3%! Y no: ¡no nos hemos dejado ningún 0!

Como ves, lo que parecen ser tonterías en verdad tienen una influencia enorme sobre las propiedades terapéuticas del producto final. Es un poco como el vino: el hecho de que existan diferentes denominaciones de origen para el vino demuestra lo importante que es el lugar del cultivo para la calidad del producto.

El aceite de plantas aromáticas

La extracción


¡La extracción de un aceite esencial es todo un arte! Hemos visto la importancia del cultivo de la planta. Ahora, descubramos cómo se extrae el aceite esencial de esa planta que ha sido cultivada.

 

Empezemos por lo básico: ¿sabes cuánta planta se necesita para producir un frasco de 5ml de aceite esencial? Para contestar a esta pregunta hay que tener en cuenta que los rendimientos varían mucho según qué planta se está destilando. Hacen falta, por ejemplo, 100kg de la planta de Palmarosa para obtener 100gramos de su aceite esencial.

 

La Canela, en cambio, requiere 400kg. Esto nos ayuda a entender por qué los aceites esenciales se cuentan en gotas y por qué se usan en cantidades tan pequeñas. Son soluciones muy concentradas que requieren mucha materia prima.

 

Además, la diferencia de rendimiento entre varias plantas explica también por qué ciertos aceites esenciales son más caros que otros. Habiendo visto esto, en el apartado de a bajo vamos a contarte un poco por encima cómo se extrae un aceite esencial de la planta. A grandes rasgos, hay tres métodos principales: la extracción por presión en frío, la extracción por solventes y la destilación.

Métodos de extracción de los aceites esenciales

Es un proceso mecánico destinado a recuperar el aceite esencial alojado en el epicarpio (piel) de los cítricos. Se practica en Italia desde el siglo XIX.

Para entender de qué se trata, piensa en la ultima vez que te comiste una naranja o una mandarina: si apretaste la piel, seguro que viste una esencia que salía de los poros de la cáscara. Bien, pues la extracción por presión en frío consiste básicamente en raspar las pieles y en romper los “poros” de la cáscara donde se encuentra la esencia. Se consigue así una mezcla de esencia y agua que luego se separará por simple decantación.

Consiste en diluir la esencia de la planta a través de un solvente volátil (en vez de hacerlo en agua). El producto que se obtiene con este método es similar al aceite esencial, pero esta técnica se utiliza en la industria del perfume, y no para obtener productos que se usarán con fines terapéuticos.

Es el proceso más común y eficaz ya que se puede usar para extraer la esencia de la gran mayoría de plantas aromáticas. El proceso de destilación se basa en un simple hecho: que los aceites esenciales son solubles en vapor y no en agua.

Como este método es el más utilizado, queremos explicártelo bien. Nos vemos pues en el apartado de a bajo 😉

El proceso de La destilación para la producción de aceites esenciales

 

 

Consiste en destilar líquidos mediante un proceso de evaporación por calor y una condensación por enfriamiento. Se realiza en un alambique. Un alambique está compuesto por (1) una caldera, donde se calentará el agua hasta la ebullición, (2) un capitel, por donde saldrán los vapores de agua generados que irán hasta el recipiente donde se encuentran las plantas que se quiere destilar, (3) un cuello de cisne, que transportará el vapor cargado de esencia hasta (4) el serpentín, que se encuentra en el interior del (5) depósito de refrigeración. Finalmente, el aceite se recuperará vía (6) un decantador.

 

El primer paso consiste en llevar el agua a ebullición. Al entrar en contacto con las plantas, el vapor de agua se carga de la esencia de la planta. La esencia, transportada por el vapor de agua, pasa a través del cuello de cisne y se condensa en el serpentín de tal forma que el vapor de agua, enriquecido con el aceite esencial, vuelve a su estado líquido.

El líquido se vierte en un decantador, y como el aceite esencial tiene menor densidad que el agua, flota en la superficie (como habrás visto mil veces las gotitas de aceite flotar en el fondo de una sartén que estás limpiando). El aceite esencial se recoge mediante una decantación.

 

Una vez separado el aceite esencial del agua, el agua residual se convierte en lo que conocemos como hidrolatos. Parece simple ¿verdad? Conceptualmente sí, pero la destilación es un proceso muy delicado que requiere experiencia y dedicación, ya que de lo bien o lo mal que se haga la destilación dependerá, en gran parte, la calidad del aceite esencial.

El tiempo de destilación de un aceite esencial dependerá de la planta.

Una planta como el lavandín, por ejemplo, suele destilarse en 1h. El anís o la lavanda, por otra parte, tardarían más bien 1h30. La melissa requeriría más bien 2h, mientras que el clavo suele tardar sus 4h bien tiradas!

Obviamente, el tiempo de destilación de cada planta tiene que ser respetado para que un aceite esencial mantenga todas sus propiedades.

Cabe destacar, además, que el proceso de extracción de la esencia no sigue una constante. Del tomillo, por ejemplo, se extrae el 75% de su esencia en la primera media hora de destilación. Luego hace falta una hora (entera) más para extraer la totalidad de los fenoles lentos (es decir, el 25% que queda) y tener así un aceite esencial completo.

La temperatura a la que se destila juega también un papel muy grande a la hora de determinar la calidad final del producto. A grandes rasgos, a la hora de destilar, muchos productores caen en la tentación de subir mucho la temperatura durante el proceso de destilación porque resulta beneficioso a nivel comercial (se puede obtener el aceite esencial de manera más rápida y reducir así el tiempo de destilación y de energía gastada).

Sin embargo, cuanto más sube la presión, más aumenta el riesgo de que se produzca una suroxidación de las moléculas. Dicho de otro modo: más riesgo hay que el aceite esencial pierda propiedades.

Más concretamente, si el aceite esencial se destila a baja presión (0,05 bars), no hay ningún riesgo significativo. A partir de los > 0,25 bars, el riesgo aumenta y la mayoría de aceites destilados a partir de estos parámetros perderán en calidad y en propiedades.

Hay alambiques artesanales de alta calidad que, gracias a un contacto optimizado entre el vapor y la planta, permiten al artesano realizar una destilación suave y completa. Estos alambiques son ideales para extraer todos los componentes de la esencias.

El alambique tiene que ser de acero inoxidable, ya que se trata de una material “neutro” que preserva la esencia y no forma óxidos.

Si es de manantial, ¡mejor! En cualquier caso, no se pueden usar desincrustantes químicos para el mantenimiento del alambique. Por ello, es importante que se use un agua que contenga poca cal.

Futuros métodos de extracción

 

Hoy en día, se está desarrollando un modo de extracción vía CO2 “supercrítico”. Es una metodología aún muy poco utilizada ya que es compleja y costosa. Sin embargo, podría revolucionar el uso de los aceites esenciales en el futuro.

 

Este nuevo proceso consiste en “atravesar” la parte de la planta de la cual queremos sustraer la esencia con CO2. El CO2, al atravesar la planta, incrementa la presión. Con el incremento de la presión, la planta libera su esencia.

 

Esta técnica respetaría integralmente la esencia original y permitiría obtener un aceite esencial de altísima calidad. De hecho, para este tipo de productos no hablamos ya de aceites esenciales sino de extractos con CO2 en estado supercrítico.

 

Combinando tecnología y naturaleza, podemos sacar resultados excepcionales! La contribución potencial de los aceites esenciales en la medicina del futuro es enorme y, sin duda, oiremos hablar cada vez más de la aromaterapia en los próximos años.

Los tres grandes principios de la aromaterapia


El estudio de la aromaterapia se encuentra en la intersección de diferentes disciplinas como la química, la botánica, la medicina y la biología. Tiene tres grandes principios o pilares.

Aceite y aromaterapia


En pocas palabras, las esencias sirven de puente entre las plantas y su entorno natural. He aquí algunos ejemplos de las funciones (a veces sorprendentes) que cumplen las esencias para los vegetales: En primer lugar, las esencias protegen a las plantas contra las bacterias, los virus y los hongos, así como contra algunos depredadores.

También sirven de paraguas térmico: las plantas bíblicas como la mirra y el incienso se protegen del calor del desierto filtrando los rayos del sol a través de una capa de aceite esencial.

Además, juegan un papel en la reproducción de las plantas, ya que comunican con los insectos polinizadores y emiten perfumes y seducen a los insectos cuando la madurez sexual de las flores se desarrolla. Por otra parte, las esencias sirven de depósito energético, y en caso de mal tiempo o de falta de sol, pueden compensar la disminución de la actividad fotosintética y ayudar así a la planta.

Y estos son solo algunos ejemplos, ¡quedan muchos aún por descubrir! Si te interesa esta temática, te recomendamos un libro apasionante de Peter Wohlleben: "La vida secreta de los árboles", que habla de las interacciones de los vegetales con su entorno en el bosque.

Un importante factor humano

 

Si bien el proceso es importante, lo es aún más la persona que lo lleva a cabo y que supervisa la producción desde la cosecha hasta la extracción. La fabricación de los aceites esenciales de alta calidad es una práctica artesanal y no industrial.

 

Por lo tanto, la experiencia y el saber hacer del artesano son fundamentales. La ética del destilador es otro punto clave. Volviendo al ejemplo del tomillo (vimos que después de tan solo media hora, ya teníamos el 75% de su esencia…) el destilador, podría estar tentado de parar el proceso de destilación pronto para ahorrar tiempo y energía. Podría hacer mucho más dinero concentrándose solo en la parte altamente productiva del proceso…

 

Por ello, como es el caso con el buen vino, son la pasión, la dedicación y la profesionalidad del Maestro destilador que determinan la calidad final del producto. Para acabar, te dejamos dos ejemplos más que ilustran la importancia del factor humano: Las flores del ylang-ylang son muy frágiles y su esencia tiene ciertos componentes muy volátiles que pueden evaporarse al aire libre.

 

Por esto, tienen que ser destiladas inmediatamente después de ser cosechadas para mantener las propiedades de su esencia. La complejidad de esta flor es tal, que para obtener su esencia completa, pueden ser necesarias hasta 10h de destilación.

 

¡La buena noticia es que los aceites esenciales pueden ser también muy chivatos! El color del aceite esencial de Thymus Vulgaris en plena floración suele ser de color rojo claro. Si, por cualquier razón, el Maestro destilador decidiera aumentar la presión durante la destilación (que, como acabamos de ver, puede ser muy dañino para las propiedades del aceite esencial), este color cambiaría más al pardo rojizo.

Tu Carrito

Tu carrito está vacío.
Click aquí para continuar comprando.
Gracias por ponerse en contacto con nosotros. Nos pondremos en contacto contigo en breve. Gracias por suscribirte. ¡Gracias! Te avisaremos cuando esté disponible. Ya se ha añadido el número máximo de elementos Sólo queda un artículo para añadir a la cesta Sólo quedan [num_items] artículos para añadir al carrito