Ir al contenido principal
Envío GRATIS a partir de 40€ | Lo recibirás en los 2-3 siguientes días laborables🌱

¿Cómo usar los aceites esenciales?



Existen diferentes vías de aplicación de los aceites esenciales. Las principales son la vía cutánea, la vía respiratoria y la vía oral. La vía de uso que escogemos, así como la frecuencia y la dosis que utilizamos para cada aceite esencial dependerá de varios factores. Entre estos factores están: el tipo de aceite esencial, los síntomas o el propósito de aplicación, el perfil del paciente, la duración del tratamiento y los posibles efectos adversos que puede conllevar el tratamiento.

Por ello, no hay una respuesta concreta ni definitiva a la pregunta de cómo se pueden y se deben usar los aceites esenciales. Sin embargo, sí que hay reglas generales que, si bien no se pueden tomar como un consejo médico, sí nos pueden servir de guía general.

En este apartado estudiaremos cada vía de aplicación, en qué caso es recomendada y cuáles son sus ventajas. Para obtener información más precisa acerca de cómo usar los aceites esenciales según los síntomas, visita el apartado combinación de aceites esenciales.



El uso por la vía cutánea


La vía cutánea, también llamada vía tópica, es la principal vía de administración de los aceites esenciales. Esto es el caso tanto a nivel terapéutico como a nivel cosmético.

Lo primero (y lo más importante) que debes saber sobre esta vía de aplicación es que, por regla general, siempre se deben diluir los aceites esenciales en una base de aceite vegetal antes de aplicarlos sobre la piel.

Piensa que los aceites esenciales son concentrados muy potentes de cada planta. Por ello, pueden llegar ser muy irritantes para la piel si se aplican de manera pura.

Dicho esto, si los aceites esenciales son tolerados por el paciente (es decir, que no están contraindicados para ese paciente y, además, el paciente no tiene alergias de la piel), la vía cutánea es considerada como una vía privilegiada. Esto se debe a que presenta pocos riesgos a nivel de toxicidad (siempre y cuando, eso sí, se respeten el resto de indicaciones de uso).

Además, la vía cutánea permite al aceite esencial pasar rápidamente a la sangre y tener así una acción generalizada sobre el organismo. Algunos síntomas como el estrés, los traumas circulatorios, la celulitis, las contracturas musculares, las infecciones o las sensaciones de dolor pueden ser tratados eficazmente mediante la aplicación cutánea (diluida) de los aceites esenciales.

¡Ahora entendemos por qué es el método de aplicación preferido en la aromaterapia!



¿Qué ocurre cuando el aceite es aplicado sobre la piel?


Antes de nada, debes entender que la piel está formada por tres capas de tejidos: la epidermis, la dermis y la hipodermis.

  • La epidermis es la capa más superficial de la piel. Es allí donde se encuentran los poros de las glándulas sudoríparas y los orificios de las glándulas sebáceas.

  • La dermis es la capa "media" (por así decirlo) de nuestra piel. Allí se sitúan las glándulas sebáceas y sudoríparas.

  • La hipodermis es la capa más profunda de nuestra piel. Tiene una alta concentración de vasos sanguíneos y de terminaciones nerviosas.


  • Aclarado esto, podemos proseguir con la pregunta.

    Cuando aplicamos un aceite esencial sobre la piel, este penetra las glándulas sudoríparas de la dermis y luego pasa a la circulación sanguínea a través de los vasos sanguíneos de la hipodermis. Una vez en la sangre, circula por todo el organismo, ejerciendo una acción tanto generalizada como local.

    El aceite vegetal, al ser un cuerpo graso, acelera la penetración de los aceites esenciales en la piel. Así pues, el uso de los aceites vegetales en la aromaterapia realmente tiene tres beneficios:

  • nos protege contra el efecto irritante de muchos aceites esenciales

  • nos aporta el valor de las propiedades (vitaminas, ácidos oléicos) de los aceites vegetales

  • facilita y acelera la absorción del aceite esencial por vía cutánea


  • Se ha verificado (con tests sanguíneos) que los componentes aromáticos tardan entre 10 minutos y 2 horas en llegar a la sangre.



    ¿Qué dosis de aceite debo aplicar?


    La dosis a aplicar y el porcentaje de dilución del aceite esencial dependerá de varios factores. Esta tabla indicativa puede dar una rápida idea del porcentaje de disolución que buscaremos en cada caso.

    Dicho esto, no te puedes tomar esta información (ni ninguna otra en esta web) como un substituto para un consejo médico. No nos cansamos de decir que en Fenghi no somos médicos! Si bien nos apasiona la aromaterapia y nos encanta compartir información sobre ella, debes consultar siempre con un médico o un especialista antes de utilizar un aceite esencial para fines terapéuticos. Los valores que te damos a continuación son simplemente indicativos. Recuerda que cada persona es diferente y cada uso debe ser valorado por su propia cuenta.



    Adultos con objetivos terapéuticos Adultos con objetivos cosméticos Niños
    Entre 5% y 30% para tratar y entre 3% y 5% para prevenir. Entre 0,5% y 3%. Se recomienda usar una dilución particularmente baja para aplicaciones faciales. Entre 0,5% y 2% para los niños menores de 7 años; 1% y 3% para los niños de entre 7 y 10 años; y 1% y 5% para los niños de entre 10 y 15 años.



    ¿Dónde debo aplicar los aceites esenciales sobre la piel?


    Los aceites esenciales penetran más fácilmente y más rápidamente en los lugares del cuerpo donde la piel es más fina. Por eso, se suelen priorizar los antebrazos, el interior de las muñecas, y la corva (la parte trasera de la rodilla) como puntos de entrada.

    Además, los plexos también son zonas muy importantes para la aplicación de los aceites esenciales. Los plexos corresponden a zonas energéticas en la medicina tradicional china, y concentran varios ramos nerviosos y vasculares entrelazados. El plexo principal es el plexo solar (también llamado plexo celíaco). Este es una densa red nerviosa que rodea la arteria aorta ventral. Se sitúa entre el ombligo y el esternón.

    Finalmente, la planta de los pies y la palma de las manos son otras dos zonas interesantes. Estas dos partes de nuestro cuerpo permiten una buena penetración del aceite y son de fácil acceso.




    ¿Qué aceites vegetales puedo utilizar para aplicar los aceites esenciales?


    La respuesta, como siempre, depende de varios factores. Los aceites vegetales, al igual que los esenciales, tienen diferentes propiedades. Por ello, el aceite vegetal (o aceite base) más indicado dependerá del efecto que buscas. Para más información sobre las diferentes propiedades de los aceites vegetales, consulta la sección de aceites vegetales para conocer las características de cada aceite de Fenghi.




    ¿Pueden usarse los aceites esenciales por vía cutánea sin ser diluidos?


    Aunque se recomienda siempre diluirlos, sí se puede, en ciertos casos muy puntuales, y para ciertos aceites esenciales específicos, utilizar los aceites esenciales sin diluir.

    Los aceites esenciales suelen utilizarse de manera pura para aliviar las quemaduras y las picaduras. Además, cuando la dosis es pequeña y se aplica en adultos, también se pueden utilizar algunos aceites esenciales de manera pura. Dicho esto, te recordamos que debes consultarlo siempre con tu médico antes!

    Además, para evitar reacciones no deseadas, te recomendamos que hagas el test del codo antes de aplicar cualquier aceite esencial de manera pura. Este consiste en aplicar una gotita del aceite que deseas probar en tu codo y luego esperar 48 horas. Si ves que tu piel no reacciona de manera adversa, el test estará aprobado.




    La vía rectal y la vía vaginal


    Los aceites esenciales son también muy eficaces para tratar síntomas bronco-pulmonares, así como ciertas infecciones otorrinolaringólogas (ejemplo, la otitis) cuando se usan a través de supositorios por la vía rectal. Esta vía de uso está contraindicada para niños menores de los 30 meses y siempre debe usarse bajo la supervisión de un médico. La vía vaginal, por otra parte, es recomendada para tratar infecciones ginecológicas de manera local. Se utilizará una concentración muy suave de aceites esenciales por esta vía, y se reserva también exclusivamente a un uso bajo supervisión médica.




    ¿Qué más debo tener en cuenta a la hora de aplicar los aceites esenciales en la piel?


    Hay un par de cosas más que debes tener en cuenta antes de aplicar cualquier aceite sobre tu piel.

    En primer lugar, recuerda que no puedes usar los aceites con cumarinas antes de exponerte al sol. De manera general, los aceites con cumarinas son los cítricos (limón, pomelo, bergamota, naranja dulce, etc.) y los que huelen a cítrico (hierbaluisa, angélica, etc.).

    Estos aceites esenciales son fotosensibilizantes, con lo que te puedes quemar la piel si te expones al sol entre 6 y 8 horas después de habértelos aplicado. Por ello, evita usarlos durante el día en zonas de tu cuerpo que no están cubiertas. Puedes usarlos durante la noche o en zonas que van a estar protegidas durante al menos 6-8 horas después de la aplicación.

    En segundo lugar, te recordamos que cuanto más finita la piel, más eficazmente entra el aceite esencial. Por ello, las dosis para los niños pequeños (que tienen la piel mucho más fina que los adultos) o de fórmulas cosméticas (que se suelen aplicar en la cara y en zonas más sensibles), serán siempre más rebajadas.

    Por último, ¡recuerda disfrutarlo! Esto significa que puedes ir a tope con los masajes y los auto-masajes (siempre y cuando te asegures de respetar las dosis, contraindicaciones y las proporciones!!) Nuestro cuerpo es el instrumento más especial que tenemos, se merece que lo mimemos y lo cuidemos.



    El uso por la vía respiratoria


    Existen dos maneras de usar los aceites esenciales por la vía respiratoria: por inhalación directa y por difusión atmosférica. Ahora veremos en qué consiste cada una.



    La difusión atmosférica


    Suave y fácil de usar, es la vía de aplicación más recomendable para aquellos que están descubriendo el mundo de la aromaterapia. La única pega que tiene es que requiere el uso de un difusor.

    Se suele recurrir a esta técnica para disfrutar de la experiencia olfativa que nos pueden ofrecer los aceites esenciales.

    Además, también se puede utilizar la difusión de los aceites esenciales para desinfectar el ambiente de una sala, para alejar a los insectos, para inducir al sueño, para promover la relajación o, al contrario, para estimular nuestros cuerpos y nuestras mentes. Así, a parte de tener un uso popular en el hogar (¡se pueden crear verdaderas experiencias olfativas con las mezclas de aromas!), la difusión de esencias es cada vez es más utilizada en lugares como los centros hospitalarios (para prevenir o limitar las infecciones), en comercios y en otros espacios públicos.

    Existen varios estudios que analizan los efectos relajantes, calmantes y/o tonificantes de algunos aceites esenciales. Los olores actúan como vectores de información hacia el cerebro. Este traduce dicha información en comportamientos fisiológicos. Por todos esos motivos, es importante elegir adecuadamente el aceite esencial que vas a difundir y asegurarte de que están alineados con los efectos energéticos y emocionales que buscas.

    En Japón, por ejemplo, hay empresas que difunden aceites esenciales en los conductos del aire acondicionado de sus despachos para estimular a los empleados y ayudarles a concentrarse.

    Por otra parte, debes saber que existen varios tipos de difusores. Quizás lo más importante es que sepas distinguir entre los humidificadores, que utilizan vapor de agua para difundir los aceites, y los nebulizadores, que difunden el aceite esencial de manera pura.

    A grandes rasgos, si lo que buscas es sacarle el máximo de provecho a las propiedades terapéuticas y a la fragancia del aceite esencial que difundes, te recomendamos optar siempre por el nebulizador. Esto se debe a que, al ser difundido de manera pura, el aceite esencial pesa menos y se queda más tiempo en el aire. El humidificador, por otra parte, es una buena opción si tu prioridad es humidificar el aire seco.




    La inhalación


    Existen dos maneras de inhalar los aceites esenciales: a través de un inhalador o simplemente vertiendo unas gotas de aceite esencial puro sobre un pañuelo. Al inhalar el aceite esencial, este llegará al tejido pulmonar. Por ello, la inhalación tiene un modo de acción más bien local en un primer momento. Más adelante, cuando penetran en la sangre, los aceites esenciales inhalados también tienen una acción sobre todo el organismo.

    La inhalación es particularmente útil para descongestionar el sistema respiratorio y para reducir la inflamación de la mucosa nasal o bronquial. Como en el caso de la difusión atmosférica, también se puede utilizar esta vía para promover la relajación o la concentración, para estimular el sistema nervioso central, o para influenciar nuestros estados de ánimo.




    ¿Qué debo tener en cuenta antes de utilizar los aceites esenciales por la vía respiratoria?


    Si bien la vía respiratoria es la vía más suave, existen contraindicaciones para el uso de los aceites esenciales por esta vía. En primer lugar, es importante que tengas en cuenta las contraindicaciones específicas de cada aceite que utilizas. Hay aceites esenciales que directamente no se pueden utilizar por esta vía. El aceite esencial de gaulteria es un claro ejemplo: utilizado por la vía respiratoria, podría causar irritaciones en las mucosas y ser neurotóxico. Además, hay otros aceites que están contraindicados por esta vía específicamente para las personas asmáticas y que sufren de otros problemas respiratorios.

    Dicho esto, recuerda que la vía respiratoria es la que mejor te permite disfrutar de los aceites esenciales a través de tu olfato! Puedes hacer mezclas exquisitas y disfrutar de los diferentes aromas que ofrece la naturaleza.



    El uso por la vía oral


    Esta es la vía más delicada. Está reservada exclusivamente a los adultos y no se puede usar para todos los aceites esenciales (hay aceites que están completamente contraindicados por vía oral, independientemente del paciente). Además, es importante que te asegures que el aceite esencial específico que tienes se puede utilizar por vía oral. A modo de ejemplo, mientras la menta piperita se puede usar por vía oral, no todos los aceites esenciales de menta piperita (de todas las casas o marcas de aceites esenciales) se pueden ingerir.

    Dicho esto, la vía oral se suele recomendar en casos de traumas digestivos, infecciones respiratorias e infecciones urinarias. Se suelen ingerir diluidos en aceite de oliva, en una cucharada de miel o sobre un comprimido neutro. Además, los aceites esenciales también se pueden usar por vía oral de forma no diluida en casos excepcionales. Para este tipo de administración se utilizarán, entre otros, los aceites de cítricos, que no presentan grandes riesgos de toxicidad.


    ¿Qué debo tener en cuenta antes de utilizar los aceites esenciales por la vía oral?


    Debes consultar siempre con un médico antes de usar los aceites esenciales por vía oral. De la misma manera, es importante elaborar la mezcla con un profesional, ya que ciertos aceites esenciales pueden ser altamente tóxicos por esta vía de uso. De forma general, no se recomiendan los tratamientos a base de aceites esenciales por vía oral que duren más de 7 días. Te repetimos que esta es la vía de uso más delicada de todas y la que tiene más contraindicaciones. ¡Debes conocerlas bien y respetarlas!




    ¿Qué otros usos tienen los aceites esenciales por esta vía?


    ¿Sabías que se puede cocinar con aceites esenciales? Aunque, a nivel terapéutico, la vía oral es la más delicada, fuera de este uso, los aceites esenciales que son aptos para ser ingeridos se pueden utilizar para elaborar deliciosas recetas. Sus propiedades aromáticas y olfativas son muy amadas por los chefs y los cocineros más vanguardistas. Eso sí, ¡te avisamos ya! Son productos muy concentrados, con lo que vigila con la cantidad que le añades a tu plato. Generalmente, te bastará con una gota para aromatizar la comida.

    Tu carrito